¿Porque acudir con un profesional?

Edificar es una actividad que requiere de una considerable cantidad de recursos y muchas veces significa el patrimonio de toda una vida. Muchos trabajadores ahorran durante el transcurso de su vida laboral para poder adquirir su vivienda o tardan toda la vida en pagar la casa que compraron por medio de un crédito. También existen los emprendedores que apuestan su futuro laboral en la apertura de un local comercial, en el que invierten todos sus ahorros. Aunque no fuera el caso, es casi seguro que a nadie le gusta perder sus recursos.

Y es que, a pesar de que construir es una actividad que requiere una considerable cantidad de recursos, solemos hacerlo a la ligera.  Es decir, se emprende la construcción sin planeaciones, sin estudios previos, confiando en técnicos (albañiles o maestros de obra) y hasta en algunos casos desoímos los consejos de los profesionistas. Es muy frecuente escuchar “Es mucho concreto, solamente si es una casa” o “El estructurista exagera, aguanta con menos”, “Están sobradas las columnas”, etc.

Antes de empezar a construir, es necesario saber que cada construcción tiene sus características particulares y deberá de ser estudiada de forma particular para poder resistir a las acciones a las que sea sometida. Es decir, una casa habitación presentará distintas cargas de uso que una nave industrial o un local comercial, pero aún entre las casas habitación existen diferencias, no es lo mismo diseñar una casa habitación que está cimentada en roca, que una desplantada sobre rellenos, o considerar la construcción en Oaxaca donde los eventos sísmicos son muy frecuentes que en Tamaulipas donde son casi nulos.

El conjunto de características de la edificación que la hacen resistente a las distintas acciones que se pudieran presentar, acciones de uso o propias de la zona de emplazamiento; ya han sido consideradas en las Normas de construcción y quedan involucradas en la etapa de proyección. Es decir, la realización de un proyecto para edificación, requiere que se estudien los eventos a los que será sometida la construcción y dimensionar la estructura de forma tal, que sea capaz de resistir los eventos mínimos establecidos dentro de la normativa.

Además de las garantías de seguridad y funcionamiento que nos proporciona la realización de un proyecto, se encuentra la ventaja de optimizar recursos. Cuando el proyecto se ha realizado correctamente, las características del terreno se pueden emplear a favor del proyecto y proponer por ejemplo una bonita casa con desniveles, en lugar de plantear fuertes gastos en nivelación y compactación del terreno. Además, que siempre resulta más económico mover y quitar muros virtuales en la etapa de visualización del proyecto arquitectónico, que quitar un muro que ya se construyó y que conlleva desperdicio de materiales y mano de obra.

Otra de las ventajas de contar con un buen proyecto, es dimensionar los recursos para la realización de un proyecto. Ya que una vez que se han planteado las características de la construcción es muy fácil programar y asignar recursos a la ejecución de la obra. De esta manera se sabrá la cantidad de recursos a emplear en su ejecución y programarla por etapas que sean funcionales.

Pero la labor de los profesionistas de la construcción no ha terminado con la etapa del proyecto. En la etapa de la ejecución o construcción se debe velar por el cumplimiento de las especificaciones solicitadas en planos, ya que los operarios (albañiles o maestros de obra) al no conocer el sustento técnico de la obra, siempre se inclinarán por la solución al problema que requiera menos complicaciones de ejecución. Aunado a esto, se tiene el concepto equivocado de que contratar los operadores y arreglarse con ellos es más económico, aunque lo anterior no sea necesariamente correcto, la consecuencia más grave de estos seudo ahorros es la pérdida de grado de seguridad o funcionamiento.

  En resumen, para conseguir una construcción económica, no es necesario sacrificar la seguridad o el funcionamiento, más bien es encontrar el equilibrio entre seguridad y economía después de un detallado estudio de los factores que intervienen.